Blog

Conociendo verdaderamente a Dios

Job 42:1-17
Jhon Milton Rodriguez

Cuando te das la oportunidad de conocer verdaderamente a Dios, la vida te cambia para siempre. Mucha gente tiene un conocimiento vago de Dios, muchos van a una iglesia por bastante tiempo y conocen algunos líderes, de hecho conocen al pastor pero no conocen a Dios genuinamente.

Job creía en Dios pero no le conocía; había oído acerca de Dios y creyó, pero sus ojos espirituales no conocían quien era Dios, su alma, mente y espíritu no entendió la magnificencia de Dios, y cuando Él lo conoció genuinamente, toda su dignidad fue restaurada.

El éxito no es creer en Dios, sino conocerlo, porque cuando le conoces tu vida cambia y tu autoridad es restaurada. ¿Quién es el verdadero Dios y como se conoce? Hay gente que dice amar a Dios pero el pecado les gana, porque al no conocer de Dios la autoridad sobre el pecado no existe; la bendición vendrá sobre tu vida de manera abundante (como pasó con Job), solo cuando tu tomes la decisión de conocer a Dios.

No es rezando, ni haciendo ritos tradicionalistas, ni teniendo amigos que “creen en Dios”; cuando una persona conoce a Dios es libre de temores, no tiene miedo de hablar en público, es libre de estar dependiendo de gente incorrecta, cuando conoces de Dios tienes claro un norte, colocas en orden todos los asuntos de tu vida. Si quieres conocer la persona con la que te casarás, la carrera que debes estudiar y muchos otros factores que determinarán tu destino, lo primero que debes hacer es disponer tu corazón para conocer a ese buen Dios.

El Señor te ama y no quiere verte en problemas y pecado, por eso tienes que dejar tu superficialidad y comprender que la vida cristiana es algo serio, y no importa si eres un adulto o si eres solo un pre adolescente, conoce a Dios y terminarás como Job (lleno de días, de honra y de bendición). Cuando conoces a Dios te das cuenta de tus defectos, tus virtudes y te das cuenta hacia donde tienes que empezar a enfocar tu vida, no se trata de ser mas bueno o menos malo, sino de vivir conociendo a Dios para ser la persona que Dios tiene establecido que seamos; la vida no se puede improvisar, tienes que dar pasos certeros y seguros. Dios no es injusto para darte una vida de sufrimiento, cuando usted conoce a Dios es libre de la baja autoestima, no se amarga por nada ni nadie, es libre de la soberbia, del orgullo y del egoísmo.

¿Qué necesitas comprender para que puedas conocer a verdaderamente a Dios?

[b]1. Dios es tu Padre. [/b] Una de las experiencias más maravillosas que un ser humano puede experimentar es la de ser papá, porque es así como se comprende la relación que Dios quiere tener con nosotros. Cuando un hijo se porta mal, el padre lo corrige sea con un llamado de atención o con una “varita”, pero a pesar de eso lo sigue amando: si esta actitud la toma un padre común que es imperfecto, Dios que es un padre perfecto lo hará con mayores razones. Dios no es cualquier Papá, es el mejor Papá que algún día podrías desear, tienes que ser consciente de la voluntad de Dios como Padre hacia ti, cuando tienes claro que te ama y que tiene lo mejor para ti, la voz de condenación por nuestros errores y pecados tendrá que irse, porque la voz de condenación es la que te aleja de Dios y la que te conduce a hacer lo incorrecto. Desde ahora tu empezarás a dedicarte a Dios y empezarás a desear estar caminando con Dios, a estar cerquita de Él y vas a ver que ese impulso que te llevaba a hacer lo malo, nunca más te volverá a dominar. Ninguna condenación hay para los que están en Cristo. Cuando comprendes que Dios es tu Papá, te darás cuenta que tus éxitos y logros son solo pequeños peldaños y no te estancarás sino que seguirás cada día más por un desafío mayor. Asegúrate de estar hablando de parte de Dios, asegúrate de hablarte a ti mismo de parte de Dios, ¿Sabías que la persona con la que más hablas durante todo el día eres tú mismo? Siendo así, ¿Qué clase de cosas te estás diciendo? ¿Te hablas de parte de Dios o de parte del espíritu de la derrota? Párate frente a un espejo y declárale a ese personaje que tienes al frente cuanto lo ama Dios y cuantas bendiciones tiene para Él cada día. Nunca te veas como algo pequeño, esas voces no vienen de parte de tu Padre Celestial, primeramente conoce de ese Papá bondadoso que te ama por encima de todo y vas a ver como tu vida va a ser edificada de una manera impresionante.

[b]2. Dios es restaurador. [/b]Tu mismo no puedes cambiar tu estilo de vida pero Dios si la puede cambiar. A Dios no hay que demostrarle que podemos cambiar porque en realidad ¡¡NO PODEMOS!! Es Dios quien te cambia, Él es quien restaura tu vida de todo lo incorrecto; lo que tú tienes que hacer es reconocer que estás mal en ciertas áreas y permitir que Él pueda acceder a esas áreas y restaurarlas. Dios no destruyó a Job, Él lo restauró y lo mismo quiere hacer contigo. La restauración del Señor es resultado de alinear la voluntad del hombre con la voluntad de Dios, tienes que reconocer todos tus errores y todos tus pecados delante de Dios y alinear tu voluntad con la voluntad de Dios para que Él te restaure. Dios te da la fortaleza para no volver a pecar, porque es Dios quien restaura tu vida. A través de la Palabra Dios da instrucciones, Josué tomó estas instrucciones, las cumplió y su vida fue bendecida. Satanás te quiere confundir con cosas malas, pero a veces también querrá confundirte con cosas buenas, es decir, tú no debes hacer lo que está mal pero tampoco lo que está bien, sino que debes hacer lo que al parecer de Dios es perfecto, se trata de mirar únicamente lo que Dios te dice. El mundo te ofrece lo malo y lo bueno para distraerte, pero Dios te ofrece lo EXCELENTE. Hay gente que deja de leer la Palabra porque piensan que es un libro de regaños, y eso no es así: la Palabra son instrucciones de un Padre bueno que quiere vernos prosperar y ser bendecidos. Cuando Dios te habla lo hace para que te vaya bien, no para que te vaya mal. Ni tu jefe, ni tu novia, ni tus amigos es tu papá, Dios es tu Papá y solo Él te puede hablar exacta y certeramente para tu beneficio. Sigue las instrucciones, persevera en el Señor, Dios lo va hacer contigo, Él te convertirá en un excelente pastor, un excelente empresario, una persona de influencia: [b] tú no estás perdiendo el tiempo leyendo este mensaje, Dios tiene un propósito contigo a través de este mensaje; [/b]Abraham eludió muchas veces el llamado, pero Dios siguió insistiendo y recordándole las promesas hasta que logró bendecirlo: así mismo, Dios no te ha visitado por primera vez, Él te ha dado muchas oportunidades y muchas de esas las has perdido, pero Dios sigue insistiéndote porque te ama y te quiere ver bendecido, te quiere ver caminando por el camino de la bendición. Recuerda la ilustración que el Señor compartió acerca del hijo pródigo, El papá no rechazó al hijo sino que se acercó con misericordia y amor, lo perdonó y lo restauró. Tal vez no te has apartado de tu iglesia, ni de tu ministerio, pero tal vez si te has apartado del propósito de Dios, y hoy es el día de tu restauración; tal vez estabas caminando bien, pero te dejaste desviar: si hoy reconoces tu necesidad de Dios Él te levantará.

[b]3. Dios es fiel. [/b] Aunque usted sea infiel, Dios nunca deja de ser fiel. Él NUNCA se olvida de las promesas que te ha hecho, tal vez pases momentos difíciles como una traición, una injusticia hacia ti, o tal vez cuando sufres consecuencias de pecados que has cometido, es difícil cuando muere un ser querido, es difícil cuando no has tenido un papá o una mamá terrenal contigo, es difícil cuando no te comprenden por ser cristiano, es difícil cuando la economía no está bien, pero si algo te puedo asegurar es que Dios es fiel, y en esos momentos difíciles Dios trae sabiduría y te abre camino en el desierto y ese momento difícil no es el estado final que Dios te ha dado, sino solo un episodio dentro de toda una vida de bendiciones que Dios te tiene preparado; tal vez has estado alejado por mucho tiempo del propósito de Dios, pero Él sigue atento con sus brazos abiertos, invitándote aunque no lo aceptes, esperándote aunque te demores en volver, y lo hace porque te ama. La paternidad de Dios es hermosa, porque en la parábola del hijo pródigo, aunque su hijo estaba perdido lo [b]seguía viendo COMO SU HIJO. [/b] Y cuando su hijo volvió, ordenó hacer la fiesta más grande que antes se haya hecho, tocaron instrumentos, durante mucho tiempo hubo silencio y tristeza porque el hijo estaba perdido pero era tiempo de celebrar porque ahora el hijo era encontrado de nuevo: así mismo, en el Cielo hubo silencio esperando este día, el día en que muchos de los que leen este mensaje estaban perdidos, pero que desde este día vuelven a estar en el propósito de Dios: en el Cielo hay celebración porque muchos que estaban perdidos, hoy son transformados por Dios y recuperan las fuerzas que tanto habían necesitado.

Compartir en:
  • Facebook
  • email
  • Live
  • Tumblr
  • Twitter

# #