Devocionales


Reflexión Diaria Noviembre 26 de 2014
Una joya especial
El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Proverbio 1:7

Temer a Dios conlleva varias actitudes de parte de los hijos de Dios, porque si bien es cierto involucra el temor a fallarle, también es cierto que se debe temer al Señor mostrándole reverencia y profundo respeto, al igual como observamos en las películas de reyes antiguos, qué reverencia con la cual los vasallos se dirigían a su rey, una actitud de recogimiento, en muchas ocasiones prácticamente de rodillas y con sus cabezas bajas; es una idea que nos ayuda a comprender un poco, ese respeto hacia nuestro gran Rey, pues bien, aquí el proverbista enfatiza que la persona sabia debe comenzar por respetar de esta forma a Dios, y agrega que los insensatos, es decir los fatuos, los tontos, o locos, son los únicos que desprecian esa sabiduría, y así mismo la enseñanza. No pasemos por estos epítetos, porque los hijos de Dios siempre deben destacarse por su forma de actuar, hablar, y compartir con las demás personas; si aprendemos a respetar a nuestro Dios, a acercarnos a Él con el temor reverente que es debido al Rey de reyes y Señor de los señores, seremos a la vez personas que infundimos respeto, porque es imposible dar de lo que no hay dentro de nosotros, bien lo dice la Palabra, de la abundancia del corazón habla la boca; llenemos nuestro ser interior de amor y respeto hacia nuestro Padre celestial, respetémonos nosotros mismos, ¿cómo? Cuidando al Espíritu Santo que mora dentro de nosotros, no permitamos ninguna cosa impura entrar por nuestros ojos u oídos; respetemos la gente a nuestro alrededor, respetemos la naturaleza, respetemos a los ancianos y a los niños, las autoridades, etc.; esto nos hace gente respetable. Dios te bendiga

# #