Devocionales


Reflexión Diaira Octubre 31 de 2014
FELICIDAD PARA COMPARTIR
Y él (Jesucristo) dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan. Lucas 11:28

Terminamos este mes en el cual hemos celebrado el hecho de tener la Palabra de Dios escrita; creo sinceramente que debemos estar muy agradecidos por ello, no sólo tenemos versiones de diferentes años, idiomas y estilos, sino en dialectos indígenas y para personas ciegas; así que, estamos viviendo una época especial en este sentido, y debemos regocijarnos por ello. No obstante, no podemos desconocer que existen dificultades en algunos países de régimen comunista, por lo cual debemos estar orando con perseverancia. En este episodio, Jesucristo –al escuchar a esta mujer (V.27)-, compara su dicho, y el hecho de oír la Palabra de Dios, y les hace entender a todos, quién es en realidad bienaventurado -dichoso-, “los que oyen la Palabra de Dios, y la guardan”; así que con base en esta enseñanza, tú y yo somos dichosos porque la podemos oír, y por si fuera poco, también podemos: leer, reflexionar, memorizar, enseñar y compartir, la bendita Palabra de Dios. ¡Gloria sea al Señor!, y obviamente obedecer (guardar). Sin embargo, no olvidemos que muchos aún no tienen ese privilegio y otros, quisieran estudiarla y no pueden por persecuciones y pobreza. Te invito a orar por ellos: “Amado Dios, hoy nos juntamos en oración a través de este medio, para suplicarte por nuestros hermanos que no pueden tener ni siquiera una biblia por riesgo de sus vidas, igualmente te pedimos por aquellos que no conocen tu Palabra, nos des la oportunidad de enseñársela, y finalmente te oramos por todos tus siervos en el mundo que sufren persecución por predicar tu bendita Palabra; gracias Señor y bendíceles en gran manera, y que tu Palabra se extienda por todo el Mundo. En el Nombre de Jesús, amén”

# #