Devocionales


Reflexión Diaria Julio 24 de 2014
Una raza de campeones.
Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas. Entraré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo; y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío. ¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío. Salmo 43: 3-5

Hoy le invito a meditar en cada expresión descrita en estos versículos, porque no necesariamente debemos esperar al día domingo para entrar a los atrios del Señor, que hoy día es su Presencia maravillosa en nuestro ser, es decir, nuestro devocional personal. Entremos con alegría y gozo, porque no cantarle al iniciar nuestro devocional personal, seguramente madrugas cada día a buscarle y obviamente dirás no puedo hacer tanta bulla porque mis vecinos aún duermen, bien, entonces puedes colocar una alabanza suave muy suave, que no moleste a otros, y seguirla con una voz bien bajita, pero no te pierdas el momento de alabar a tu Señor en cada amanecer, porque es quién te ha llenado de gozo y suma alegría; pero igualmente debes siempre tener muy presente cuando tu alma se llene de turbación, sea por un problema, dificultad o angustia, háblale a tu alma, hazla obedecer al Maestro, y dile que espere en Dios, porque lo que eres tú siempre le vas a alabar así haya la situación que sea, como dice también el profeta Habacuc: Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya fruto,… Y los labrados no den su mantenimiento,… Y no haya vacas en los corrales. Con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar. (Habacuc 3:17-19), esto sí es darle una zurra al diablo; pero tienes que ser un convencido de cuánto te ama Dios, y de que no importa que las circunstancias sean malas, esas son las que el Señor está usando para transformarte en todo un campeón. ¡Adelante! Hoy con gratitud alaba a tu Señor. Bendiciones.

# #