Devocionales


Reflexión Diaria Septiembre 2 de 2014
Ve por tu milagro
Entonces respondió Jesús y le dijo: ¡Oh mujer, grande es tu fe! Sea hecho contigo como quieres. Y su hija fue sana desde aquella hora. Mateo 15:28 (Versión: Biblia de Estudio Mundo Hispano. 2012).

La fe siempre lleva involucrada una perspectiva de grandeza y de oportunidades en la vida; es la certeza de un Padre que ofrece bendición, nos respalda y es bueno con nosotros. Esta mujer logró su milagro porque supo cuál era su oportunidad y la aprovechó, puso toda su confianza en Cristo y no titubeó al acerarse a Él; la paradoja (y por lo que quizás muchos estaban furiosos con el Señor), era que mientras algunos que le seguían de varios días, no habían obtenido algún milagro, esta mujer que prácticamente se abrió paso entre la multitud, se acercó y con firmeza le dijo que hiciera de cuenta que era como un perrillo hambriento (le respondió figurativamente, como el Señor lo hizo, V.27) y logró su milagro; y es que a Dios no le gusta que seamos dubitativos, los que estaban a su alrededor en su gran mayoría lo hacían por curiosidad o para buscar cómo ir acusarlo ante los sacerdotes del lugar, esta mujer en cambio, llegó con la certeza de que estaba ante el Hijo de Dios y que solamente él, podía liberar a su hija del enemigo. Esta enseñanza hoy nos avoca a entender que debemos entrenarnos más en la fe, porque solamente así es como podemos acceder a los recursos de esperanza que hay en Dios y a abastecernos de Su fuerza a través de Su Palabra. Cuando te parezca que aquello que tanto anhelas es imposible de alcanzar recuerda a esta mujer que con determinación entendió que estaba delante de la única persona que le podía ayudar ¡y vaya si lo hizo!; el mismo Señor Jesús se asombró al ver la fe de esta mujer, que no dudó ni un instante y dio por sentado en su corazón que estaba ante Quien todo lo puede. ¡Vamos tú también saca ese “vigor espiritual”! y dile a la incertidumbre y a la duda que salgan de tu vida, porque lo tuyo es y será siempre: Creer por tu milagro, porque ya viene en camino y está cerca de ti. Bendiciones

# #