Devocionales

Reflexión diaria Abril 23 de 2014

Hoy es tu día

Bienaventurado el hombre a quien tú, Jah, corriges, y en tu ley lo instruyes, para hacerle descansar en los días de aflicción, en tanto que para el impío se cava el hoyo.  Salmo 94:12-13

Qué maravillosa promesa para comenzar este día después de un receso largo; así que puede ir  a tu oficina, empresa, estudio, o labores del hogar, sintiéndote como una persona muy dichosa (bienaventurada), porque si bien es cierto cuando Dios nos corrige en ese momento es doloroso, no obstante al tiempo recibe de parte del Señor una fortaleza y un deseo de no volver a fallarle; la otra bendición es que nos instruye, entonces sentimos esa necesidad perentoria de leer su Palabra, pedirle perdón y orar con gran entusiasmo, porque es un hecho que sentimos ese descanso tan impresionante, aunque estemos en gran aflicción o pasando por circunstancias complicadas; no sucede lo mismo con una persona que no quiere andar en los caminos del Señor. Por eso hoy, alégrate en tu Dios y comienza este día con una canción de alabanza al Poderoso de Israel que hace saltar al cojo y dar brincos de júbilo a quien está en tristeza y dolor; y siempre recuerda que es Él quien te corona de favores.  Bendiciones.


# #